La risa es una expresión física intrínseca de nuestro cuerpo, es una muestra de goce, felicidad o nerviosismo que se activa con algún estimulo externo o evocación interna como una respuesta biológica de nuestro organismo ante eventos divertidos o con situaciones de humor. Con la terapia de la risa puede aprenderse a reír como también se aprende a dejar de hacerlo. Afortunadamente, puede ponerse en práctica  a diario generando estados de placer y de ánimo más elevado. Produce beneficios en los distintos ámbitos de la vida; a nivel psicológico, fisiológico, emocional y social.

La Risoterapia es una técnica terapéutica bastante antigua, actualmente utiliza técnicas que ayudan a liberar las tensiones del cuerpo para así poner llegar a las carcajadas que surgen desde lo más profundo del estómago, entre estas técnicas están: expresión corporal o rol playing; ejercicios de respiración; pantomima; el juego infantil; masajes (contacto interpersonal); y otras dinámicas. Es una terapia vivencial que rescata el sentido del humor, la alegría, el amor y la creatividad de los participantes.

Cada uno de nosotros puede ser un agente activo en este camino de sanación y no dependemos de un agente externo que nos haga reír.

  • Desbloquea tensiones y equilibra emocionalmente.
  • Desarrolla la imaginación, intuición y creatividad.
  • Mejora las relaciones humanas y la calidad de vida
  • Genera una actitud positiva estimulante para cambiar la forma de vida.
  • Ayuda a encontrarnos mejor con nosotros mismos y con los demás.
  • Refuerza la seguridad en uno mismo, así como la autoestima.
  • Previene problemas digestivos, migrañas, problemas cardiovasculares, arteriosclerosis, alergias, resfriados comunes, fatiga física y mental, insomnios, fortalece el sistema inmunológico y mejora la oxigenación del cerebro manteniéndonos jóvenes y activos.
  • Es un complemento ideal para nuestro bienestar tanto físico como mental.
000