Las manualidades son una opción ideal para desarrollar la concentración y disminuir el estrés. Además, sirven para poder contribuir al medio ambiente por medio del uso de materiales que han sido reciclados anteriormente por los mismos participantes, tomando conciencia de la importancia de reciclar y a la vez estimular sensorialmente la destreza manual, la creatividad y la perseverancia.

Las manualidades se usan como forma de terapia ocupacional y recreativa. Puede ser utilizado en talleres para niños, personas en situación de discapacidad y/o enfermedades como el Alzheimer. Todas las personas pueden mejorar su bienestar realizando actividades manuales. Las manualidades son positivas, simples y concretas, ya que no solo nos distraen de los problemas sino que además, nos ayudan a reforzar la concentración y mejora la capacidad para relacionarnos con otras personas, con el entorno y sobre todo aprender a crear.

Las manualidades y la terapia artística presentan similitudes, como por ejemplo: la importancia del proceso, la vivencia y satisfacción que experimenta la persona que las realiza, también se le da importancia al significado e interpretación subjetivo y mantiene casi los mismos múltiples beneficios. Lo que diferencia a estas técnicas, es que en el caso de las manualidades, el terapeuta entrega guías  y pautas concretas para la construcción del objeto en particular, facilita la apertura a nuevas ideas para que los participantes sean capaces de generar nuevas creaciones a partir de lo aprendido.

Los tipos de materiales son ilimitados, fácil de conseguir y se pueden reutilizar.

  • Disminución del estrés, aumenta el ánimo y mejora el humor.
  • Fomenta la creatividad y desarrolla la fantasía.
  • Estimula la memoria y la concentración.
  • Aprendizaje y adquisición de una mayor conciencia para tomar decisiones.
  • Facilita la interacción interpersonal con los otros y con el entorno
  • Permite desarrollar mejores destrezas manuales.
000