¿Qué es Arteterapia?

Es la utilización de diferentes técnicas artísticas para generar un mayor auto-conocimiento, desarrollo personal, mejorar la salud mental y la calidad de vida. La Psicología Humanista considera que el ser humano sano es aquel que desarrolla todo su potencial, lo cual incluye la creatividad.

Se trabaja mediante el uso de diferentes materiales y técnicas como: modelado, pintura, voz, movimiento, máscaras, fotografía, etc. sin necesidad de experiencia previa, ni largos aprendizajes técnicos. La arteterapia pone el énfasis en la expresión del interior y la espontaneidad.

  • Brindar un espacio activo de escucha y diálogo.
  • Potenciar la capacidad creativa.
  • Respetar y propiciar la libre expresión.
  • Facilitar el autoconocimiento y la reflexión.
  • Fortalecer y reafirmar la identidad y la autoestima.
  • Promover la integración coherente de estímulos exteriores e interiores, disminuyendo la ansiedad.
  • Aplicar y explorar las técnicas y los procesos artísticos desde un punto de vista terapéutico, posibilitando la toma de conciencia de sentimientos y emociones.
  • Estimular la comunicación y favorecer las relaciones con el entorno y con los otros.
  • Identificar y reconocer recursos personales y creencias limitantes.
  • Favorecer la toma de decisiones y la tolerancia a la frustración, incrementando la autonomía personal.
  • Favorecer la aceptación de límites y la puesta en marcha de estrategias de superación.
  • Generar imágenes que permanecen y permiten su análisis posterior de forma longitudinal de las obras realizadas por el individuo.

TÉCNICAS Y MATERIALES

Los materiales artísticos pueden variar dependiendo de diversos factores como: la elección o la disponibilidad de ellos, el objetivo a trabajar y las capacidades del y los participantes del taller. Se pueden usar desde los materiales tradicionales (acuarela, óleo, lápices de color, rotuladores, etc.) así como otros diversos y alternativos como el material de reciclaje, cajas, revistas, cuerdas, lana, juguetes, ropa, modelado en arcilla, entre otros.

FORMAS DE TRABAJO

Sus posibilidades de aplicación son numerosas. El uso terapéutico del Arte es eficaz para niños, adolescentes y adultos tanto en procesos de crecimiento personal como en ámbitos institucionales: hospitales, casas de acogida, centros educativos, cárceles, geriátricos, etc., para intervenir en el tratamiento de:

  • Dificultades sensoriales, físicas, motoras o de adaptación social.
  • Alteraciones psíquicas (psicopatologías, síndrome de Down, autismo, Alhzeimer, trastornos de alimentación e imagen corporal, adicciones, etc.).
  • Dificultades ocasionales de ansiedad, angustia, diagnóstico de depresión, inestabilidad emocional, control del estrés, tolerancia a la frustración y refuerzo del autoestima.
  • Enfermedades prolongadas o terminales.
  • Situaciones conflictivas de carácter social, como por ejemplo: violencia doméstica, niños con problemas de adaptación, adolescentes con trastorno disocial y antisocial de la personalidad, trastornos de la personalidad en general, refugiados de desastres, inmigrantes, reclusos, entre otras.
000